Saltar al contenido

Breve historia del Torno de Alfarero

Mesopotamia y Egipto origen del torno alfarero

Si te gusta el torno te gustará saber de dónde viene, cual es su origen y cómo ha evolucionado y llegado a nuestros días. Y es que, a pesar del paso de los años y los avances de la tecnología, esta herramienta artesanal apenas ha cambiado desde su invención, respetando el mismo principio de cuando surgió: un disco que al girar nos permite modelar el barro. Obviamente hoy disponemos de tornos de alimentación eléctrica y formados por materiales que no existían en sus inicios pero, en esencia, podemos decir que eran iguales a los actuales. Quizás sea por eso por lo que tanto nos gusta, pero si quieres saber un poco más sobre la Historial del torno de Alfarero aquí vamos a contártelo.

Mesopotamia y Egipto origen alfarero

¿Cuando se inventó el torno de alfarero?

Aunque resulta complicado datar el lugar y la fecha, la comunidad de historiadores atribuye el origen del torno alfarero a Egipto, unos 3000 A.C. La primera evidencia que se haya consiste en un papiro egipcio donde se observa al dios Jnum modelando un cuerpo humano y su alma.

El torno de alfarero en Mesopotamia, mejor dicho, la rueda de alfarero

Aunque fue en el antiguo Egipto donde nace el torno, su elemento originario, la rueda de alfarero, tiene algo más de tiempo y se data unos 3500 A.C. en Mesopotamia. La primera rueda de alfarería se encuentra documentada en la región de Ur, en concreto en el periodo Uruk y se basa en restos hallados de modelos de arcillas y pequeños juegos infantiles.

torno de alfarero origen

El arqueólogo Wooley encontró la primera rueda en 1930, la cual consistía en un disco muy pesado de arcilla horneada de 45 cm de radio y 12 cm de grosor. Para trabajar, el artesano movía esta rueda con la mano, buscando que esta cogiera inercia y era a partir de ese momento cuando este disponía de varios segundos (más de un minuto) para poder trabajar y modelar la pieza.

 

La evolución: el torno alfarero fenicio y el Mediterraneo

No sería hasta la época fenicia (siglos VIII y VI A.C.) donde gracias a sus colonias comerciales expandidas por todo el Mediterraneo occidental, el torno se convertiría en una herramienta que daba pie a una profesión y que era ampliamente valorada por la sociedad de la época.

cultura meditarranea del torno alfarero

Por aquellos entonces, los alfareros apenas podían dar abasto para suministrar de cazos, recipientes y demás útiles a una población que valoraba cada vez más estos objetos. Pensemos que, aún habiendo evolucionado algo (se había cambiado el tamaño de la rueda y su altura), seguía siendo un trabajo artesanal duro de realizar y difícil de ejecutar.

La Cultura Ibérica y el torno

Con la cultura ibérica el torno logró una gran relevancia en el día a día: se estandarizaron determinadas piezas y se comenzó una producción en serie que abarataba la producción de las mismas y difundieron su uso.

El torno usado por entonces era, en esencia, el mismo torno fenicio con algunas modificaciones: un torno bajo de rueda grande. Sus elementos eran de madera y el eje solía clavarse en el suelo mientras la rueda giraba en torno a él. Su gran ventaja era que lograba alcanzar un elevado número de revoluciones por minuto y con una gran inercia, lo que permitía al alfarero realizar las piezas con mayor rapidez.

La Edad Media: el nuevo origen del torno de alfarero

Fue en esta época donde el torno sufrió más cambios y evolucionó notablemente, aumentando su facilidad de uso y capacidad de producción. Por ello, algunos historiadores lo consideran el nuevo origen del torno de alfarero moderno. Entre otras variantes surgió:

  • La rueda rápida de alfarero: formada por un eje que unía dos discos. El más alto y más pequeño era sobre el que se apoyaba la pella de baro y se moldeaba, y el más bajo era de mayor diámetro y peso y sobre el que se ejercía la fuerza de giro. De esta manera se aprovechaba la fuerza centrífuga más eficientemente para moldear.
  • Torno de carrete: donde la unión entre las dos ruedas se hacía con un eje y una serie de palos creando una especia de “jaula”. De este modo la transmisión de la fuerza era más efectiva.
  • Torno de rueda de cruces: que es una evolución del modelo anterior solo que con varios vástagos que unen ambos platos y se apoyan en varias tablas en forma de cruz.
Torno de rueda baja
Reproducción de torno de rueda baja

La invención del torno de alfarero moderno

El torno siguió usándose en fomas muy similares a las de la Edad Media, y no fue hasta 1820 cuando se acopló un motor a vapor que incrementó la productividad aún más. Pero este no fue el único gran avance de aquel momento, pues algunos años más tarde se modificó el diseño para trabajar con moldes sobre el torno, lo que permitía una producción en masa al poder obtener piezas idénticas de manera continua.

Evolución del torno alfarero

Por todo lo anterior se considera que en esta época se produjo la re-invención del torno de alfarero, pues este uso masivo terminó provocando, a inicios del siglo XX, el nacimiento del torno eléctrico tal y como lo conocemos hoy en día. Es decir, una máquina automática donde el alfarero puede regular la velocidad de giro en cada momento.

Conclusión

Viendo su evolución a lo largo de la historia, no podemos entender el torno alfarero como un simple elemento para la creación de obras artísticas. Este permitía, allí donde llegaba, la producción más barata y rápida de vasijas y demás artículos que la población demandaba y que difícilmente iban a poder proporcionarse mediante artesanos alfareros manuales (sin torno).

 

Quizás también te interese: