Saltar al contenido
TornoDeAlfarero

Cómo hacer un torno alfarero para cerámica

como montar un torno alfarero, torno de ceramica casero, como hacer un torno casero para ceramica, como hacer un torno alfarero con un motor de lavarropas, como hacer un torno casero paso a paso

Si te estás planteando como hacer un torno alfarero para cerámica tengo que ser sincero contigo: construir tu propio torno alfarero casero no es una tarea fácil. Algunos prefieren nuestros tornos alfareros electricos ya montados, mientras que otros artesanos del mundo eligen montarlo usando su experiencia, sus propias técnicas y con horas de trabajo, investigación y mucho sacrificio. Sin embargo, quiero contarte en este artículo cómo algunos artesanos lo hemos logrado y cómo podrías construir tú uno propio.

Ey, quizás antes de aprender a construir uno te interese ver un torno nuevo por menos de 200€.

Elementos necesarios para construir y montar un torno para cerámica

Como sabes, existen distintos tipos de tornos alfareros: eléctricos, a pedal y de rueda.

Y como puedes imaginar, el eléctrico es el más complicado de realizar debido, efectivamente, a la electricidad y a las conectividades necesarias que hay que tener en cuenta. No obstante, si sabes hacer este, podrás con los demás. Por ello, para construir un torno alfarero manual necesitarás:

  • Motor de ½ cv AC
  • Ventilador (como el de un ordenador)
  • Variador de frecuencia
  • Pedal con potenciómetro
  • Interruptor
  • Mesa (puede ser una estructura metálica o de madera que tú mismo puedas armar)
  • Perola de cerámica
  • Plato de metacrilato

Teniendo estos elementos podemos proceder a armarlo.

¡Atento! montar tu propio torno para ceramica casero no es tan complicado.

Tutorial paso a paso sobre como hacer un torno alfarero eléctrico

1.- Ensamblar la mesa

Lo primero que vamos a hacer es ensamblar o montar la mesa. Esta actuará como la base, el esqueleto donde se sustentará el torno, por lo que es importante que quede robusta y con capacidad de sujetar peso. Procura por tanto que todas las partes queden bien ajustadas y firmes independientemente de si usas acero o madera (es más recomendable el metal). Otro factor importante es que tenga tres patas nivelables, pues de esta manera nunca quedará coja.

En cuanto a las dimensiones, la superficie de la mesa debe tener alrededor de 1 m2 (no importa que te sobre, siempre podrás usarlo para apoyar herramientas auxiliares) y la altura será aquella que te permita apoyar los codos sobre la mesa sin forzar la espalda (dependerá de tu altura).

2.- Instalación del motor (motor de lavadora – 0,5 a 1 CV)

La instalación del motor deberemos hacerla lo más pegado al suelo posible, de esa manera bajaremos el centro de gravedad y se reducirá cualquier vibración no deseada. Con una potencia de entre 0,5 y 1 CV (caballo de vapor) será suficiente. Su anclaje dependerá mucho de como sea este motor, si bien te aconsejamos que lo fijes, al menos, en dos de sus laterales. La punta, extremo o eje que gira deberá de ir hacia arriba para encajar luego con el plato.

3.- Conexión del motor al variador de frecuencia

Para que podamos regular la potencia y velocidad de giro, conectamos el motor al variador de frecuencia y realizamos las conexiones para que se genere la energía eléctrica necesaria. Es importante que estas que estas conexiones queden correctamente empalmadas y que se compruebe, enchufandolo a la electricidad, que se produce el giro del eje y que puede regularse la velocidad.  Para el trabajo de un alfarero, lo recomendable es que la velocidad de giro estándar del plato sea de 220 revoluciones por minuto.

4.- Ventilador para evitar calentamientos

Por lo general, la estructura de un torno permitirá que el motor para torno alfarero respire y pueda enfriarse lo suficiente, si bien recomendamos siempre que le incorpores un ventilador. Este dependerá de la potencia del motor, si bien no será necesario que este sea mayor al de un ordenador. Si compras un motor integrado, este ya de por sí incorporará el ventilador, pero si reutilizas el de una lavadora u otro electrodoméstico tendrás que añadírselo. Procura que este quede compacto y bien sujetado a la estructura, pues así se reducirán vibraciones pudiendo regular la temperatura del motor y prevenir que se recaliente.

5.- Colocación del pedal con potenciómetro

La regulación de la velocidad se realiza con pedal, el cual debe ir conectado mecánicamente al variador de frecuencia. La colocación de este suele ser sencilla, es decir, vienen ya preparados para fijar la parte del eje de giro a la estructura del torno y para conectar mecánicamente dicho eje con el propio variador. No obstante, al comprarlo te recomendamos que te intereses por su instalación y a ser posible que leas las instrucciones antes, por si se requiere alguna llave especial. No obstante, si quieres ver como quedan ya montados, revisa un torno alfarero pedal aquí.

6.- Conectar el interruptor de alimentación eléctrica del motor

Si no quieres que nada más enchufar tu torno este empiece a dar vueltas, te aconsejamos que incorpores un un interruptor. Puedes colocarlo en cualquier lugar del cable que sale del enchufe, si bien te aconsejamos que lo pongas lo más próximo al enchufe para evitar que las salpicaduras le caigan encima. No te preocupes por poder encenderlo o apagarlo mientras estás sentado torneando, mientras el variador esté a 0 (pedal en posición stop) el torno no girará. Importante que con un destornillador ajustes los cables negativo y positivo para que se genere la energía.

7.- Coloca la perola

¡Nuestro torno ya va teniendo forma! Ahora, colocaremos la perola de cerámica que cubrirá el plato. Esta puede ir atornillada a la mesa. ¿Entiendes ahora porque no importa que la superficie de la mesa sea grande?

8.- Colocación del plato de metacrilato

Por último, colocamos el plato de metacrilato encima de la punta del motor que habíamos dejado descubierta y probamos que todo funcione correctamente.

¡Listo! Ya tienes tu propio torno para arcilla casero en el que podrás desarrollar tus piezas.

Cómo hacer un torno alfarero de pie (o patero)

A la hora de construir un torno alfarero de pie o patero, te servirían los puntos 1, 7 y 8 del apartado anterior, si bien todo lo que tienes que ver con el motor eléctrico debes sustituirlo por lo siguiente.

a) Torno alfarero de pie simple (una rueda)

En el lugar del motor lo que debes de colocar es la rueda a patear. Su colocación es sencilla, pues se sujetará mediante su eje. En un extremo, el que va hacia el plato, se colocará una solapa con rodamientos para que el eje no pueda moverse verticalmente y pueda girar (los rodamientos se apoyarán en la mesa y girarán con el eje). Y para evitar vibraciones, próximo a la rueda deberá de sujetarse igualmente el eje mediante una o dos agarraderas que vayan contra la estructura del torno. De este modo, el alfarero pateará la rueda haciendo girar el eje sin que vibre y sin que este se “caiga”.

b) Torno alfarero de pie compuesto (dos ruedas)

Si el pateo se realiza sobre una rueda de diámetro grande y esta, a través de una correa, transmite el giro a otra de diámetro inferior, la velocidad de giro de esta última será superior. De este modo el artesano no tendrá que hacer girar la rueda tan rápido (aunque varie el par de fuerza de giro, que será suficiente en cualquier caso).

Cómo hacer un torno alfarero a pedal

Siguiendo los pasos de los apartados anteriores, saber como hacer un torno alfarero a pedal te resultará sencillo. En este caso, el pedal y su dispositivo de giro será la novedad a incorporar al torno de pie, y según sea así variará la manera de montarlo. Este deberá anclarse a la estructura, si bien deberemos de procurar que haya espacio suficiente como para que el pedal pueda hacer un giro de 360 grados completo.

¿Fácil o difícil? Conclusión sobre cómo hacer un torno de alfarero casero y manual

Como te comentaba al principio del texto, saber cómo hacer un torno alfarero casero no es una tarea imposible, pero tampoco es la más fácil. Saber armar y construir un torno es relativamente fácil, si bien, cuando te pones a montarlo, es normal que te surjan dudas. No te impacientes, pues como puedes comprobar las piezas que necesitas son pocas, difíciles de confundir y fáciles de ensamblar.

Como experiencia puedo decirte que a mí me costó trabajo y tiempo poder armar mi torno alfarero y luego poder hacer y compartir el tutorial paso a paso que aquí te expongo (una pena que no tomase fotos mientras lo hacía).

No obstante también entiendo que hay artistas que prefieren enfocarse en su talento, la alfarería, y prefieren evitarse todo este trajín. Por ello, quizás te merezca la pena comprar un torno alfarero ya armado, la decisión es tuya.

Quizás también te interese: