Saltar al contenido
TornoDeAlfarero

Cuerda seca: la Técnica Cerámica del “falso” Relieve

ceramica cuerda seca

Podría decirse que La Cuerda Seca es una técnica decorativa que permite lograr en tus piezas cerámicas un efecto claramente diferenciado al que puede lograrse con cualquier otra. Y es que más allá de que tu pieza se hecha a mano o mediante un torno alfarero (revisa nuestra sección para encontrar tornos económicos y de calidad), en TornoDeAlfarero.com también queremos que la terminación de tus piezas sea perfecta, tal cual la tienes en tu mente, de ahí que queramos destinar esta sección a hablar de la milenaria técnica decorativa de cuerda seca.

¿Qué es la cuerda seca en cerámica?

La “cuerda seca” es una técnica que ayuda a embellecer a la cerámica. El resultado de su aplicación es una decoración superficial de colores claramente diferenciados con trazos muy definidos, aparentando estar en relieve, si bien es sólo un efecto dado que los esmaltes están fundidos en su totalidad.

No obstante, como algunos expertos señalan, más que una técnica es un estilo. La Cuerda Seca es un procedimiento para ornar, ataviar y darle otro matiz a la cerámica gracias a diversos procesos químicos que permiten adornar cada objeto dándole un estilo particular, según los conocimientos y la imaginación del artesano que la proceda a ejecutar.

comprar cuerda seca

Entre otros, esta técnica o estilo es esencial en la azulejería, donde el artista traza un dibujo a pincel utilizando elementos químicos para lograr el “arte final proyectado”. A su vez ofrece un resultado muy particular, donde el color y los diseños juegan un papel preponderante en el producto final.

En la cuerda seca el artista procede a realizar una variedad de dibujos sobre la superficie de la pieza mediante la utilización de pinceles que ayudan a mezclar elementos químicos, entre los cuales destaca el óxido de manganeso con materia grasa. Gracias a esta técnica el ceramista puede trazar una infinidad de dibujos que serán delimitados por el trazo oscuro, que dividirá la posición de los colores en el diseño.

Al hablar de su historia, orígenes y evolución, la cerámica de cuerda seca es uno de los estilos más antiguos que han aplicado los ceramistas a lo largo de los tiempos. Dicho estilo era conocido desde la época Omeya en el Siglo X.

En la Península Ibérica comenzó gracias a los aportes de la cultura morisca, la cual fue la encargada de enriquecer el desarrollo de esta técnica en sus primeros años.

La técnica cerámica cuerda seca: materia prima y estilos

a) Materiales

platos decorados con cuerda seca

Dentro de la técnica cerámica de cuerda seca hay una amplia lista de materiales y materias primas a usar, cuya importancia depende del porcentaje de cada uno dentro de la mezcla a desarrollar (te contamos las proporciones a continuación).

De entre todos, el más relevante y antiguo es el bióxido de manganeso (MnO2) el cual actúa como delimitador que evita que se mezclen los esmaltes que componen el dibujo. Puede decirse que sin él, esta técnica no existiría.

De igual manera, en la actualidad se utilizan otros materiales donde cada uno realiza su aportación partícular: el litargirio, minio, bisilicato de plomo o composiciones de sodio/ boro son algunos de los materiales que se utilizan a día de hoy.

Así mismo, otros materiales son el pigmento negro, frita de baja fusión y aceite grueso de linaza que al ser trabajados con un porcentaje específico dan un resultado más que espectacular en el trabajo final.

b) Estilos

En cuanto a los estilos, identificamos claramente dos variantes principales: la cuerda seca hendida y la cuerda seca total o parcial (no confundir con la técnica cerámica de cuenca o arista utilizadas para da continuidad en la azulejería):

Cuerda seca hendida

Aquí el material graso junto con el manganeso son depositados en una hendidura que permite remarcar el diseño, que generalmente es geométrico.

Cuerda seca parcial (verdugones) o total

En esta todo depende de si la decoración cubre la totalidad de la superficie o sólo una parte.

Por lo general, se utiliza la cuerda seca parcial para rellenar con correones de barniz coloreados en la misma tonalidad que el resto de la pieza, generando una simbiosis entre la superficie decorada con cuerda y la que no. En este caso los motivos que suelen usarse son de estilo cordón de la eternidad así como estilos geométricos (círculos concéntricos, elipses, ajedrezado, triángulos y dientes de sierra).

ceramica cuerda seca andalusi

Cerámica de cuerda seca andalusi (cuerda seca parcial)

A su vez, el manganeso sobre bizcocho es el estilo o variante donde se usa la cuerda sin “vedríos”, el cual permite su uso más cotidiano en entornos domésticos.

Así mismo, merece la pena mencionar la falsa cuerda seca, un estilo que busca imitar este estilo bien por dibujo a pincel o bien por serigrafía (incluso con lápiz). En esta se aprovecha una superficie ya esmaltada para “simplemente” dibujar sobre ella con trazos que aparenten relieve o efectos tridimensionales. Comunmente se la conoce también con cuerda seca al frío o sin horno.

Cómo preparar cuerda seca para cerámica: recetas, esmaltes y fórmulas

En la técnica de la cuerda seca existen un sinfín de recetas que son utilizadas según el gusto y las necesidades de cada artista, siendo esta parte de su secreto a la hora de lograr los distintos acabados.

Las más populares están hechas en base a bióxido de manganeso, frita de baja fusión y aceite grueso de linaza. Los porcentajes varían dependiendo de las necesidades técnicas de cada artista, pero suele seguirse un patrón que sigue las siguientes proporciones:

  • Bióxido de manganeso un 60%
  • Frita de fusión un 15%
  • Aceite grueso de linaza un 25% (fórmula grasa)

También hay recetas donde parte del bióxido de manganeso se sustituye por el pigmento negro (e incluso grafito) en un porcentaje alrededor del 20%, dejando el bióxido sobre un 40% ya que el propio pigmento ayudará a reforzar las tonalidades oscuras y negruzcas.

ceramica cuerda seca sevilla

Cómo aplicar la cuerda seca

Te indicamos a continuación, paso a paso, como aplicar esta técnica en tus obras:

  1. Sobre la pieza bizcochada se traza a mano o se calca con papel de carbón el dibujo a tamaño real. Así mismo, para trasladar el dibujo a la pieza también puede serigrafiarse.
  2. Sobre el dibujo ya calcado se perfilan los bordes a pincel con una mezcla de bióxido de manganeso y grasa (aceite de linaza o trementina rebajada). Esta mezcla y su aplicación es clave, pues actuará como separador entre los distintos esmaltes que den color a la pieza.
  3. A continuación se aplican los colores constituidos por esmaltes blancos y óxidos colorantes. Se aconseja aplicar dichos esmaltes con un dispensador tipo pera (aguja 0,3 a 0,7). Así mismo es muy aconsejable que en todo este proceso no se toque la pieza con las manos, pues la propia grasa o suciedad de nuestros dedos puede afectar sobre el resultado final. Igualmente, si durante el proceso de coloreado nos salimos del límite, es recomendable esperar a que se seque y raspar posteriormente con cutex. Al final, deberemos usar un pincel fino para rellenar los pequeños huecos que siempre quedan.
  4. A continuación se cuece la pieza a baja temperatura, de tal manera que el aceite o grasa se carbonizará y el manganeso creará una línea oscura sobre el barro.

Así mismo, existen otras técnicas (distintas a la cuerda seca) que permiten separar los esmaltes entre sí, bien mediante ceras que repelen el esmalte, engobes o pequeños bordes de arcilla.

como se hace un azulejo de ceramica en cuerda seca

Uno de los aspectos que más gustan a los artesanos es que la decoración cerámica de cuerda seca puede ser aplicada en azulejos, vasijas, murales, platos y prácticamente cualquier elemento cerámico, por lo que la mezcla de formas y tamaños con esta técnica permite un amplio ejercicio creativo.

Por ejemplo, su aplicación en murales es una de las más nuevas. Data de principios de Siglo XX, específicamente en Inglaterra donde los artistas y artesanos le denominaron “Dry Line”.

A partir de aquí el siguiente paso depende de tí, de que te pongas manos a la obra y pruebes y experimentes. Un buen artesano no es aquel que consigue el resultado a la primera, es aquel que tiene paciencia, persiste y aprende de sus errores para mejorar cada día. Por ello no tengas miedo. Adelante.

Y si para ampliar tu taller quieres ver o comprar un torno de ceramica, no dejes de ver nuestro apartado.