Saltar al contenido

Calcas Cerámicas: ¡Bonitas y muy Fáciles de Aplicar!

calcas ceramicas, calcaceramica

En ocasiones, tras el esmaltado, resulta interesante darle un toque colorido y distinto a tus piezas cerámicas, y para ello nada mejor que las calcas cerámicas. Sí, la belleza de tus piezas no sólo dependerá del proceso de torneado que lleves a cabo con un torno para barro, sino que intervienen muchos más factores. Las calcas cerámicas con pigmentos vitrificables son una forma de decoración sencilla y fácil de aplicar, similar a las calcomanias sólo que estas están preparadas para ser aplicadas sobre productos o superficies vitrocerámicos, es decir, sobre esmaltes, porcelana, azulejos, lozas, etc.

Por ello, aquí vamos a mostrarte algunos modelos, te indicaremos cómo colocarlas e, incluso, cómo hacerlas.

¿Dónde comprar calcas cerámicas?

Si estás buscando comprar calcas cerámicas online aquí tienes algunos modelos

¿Cómo colocar calcos vitrificables?

Usar calcas cerámicas es una práctica muy común en algunos talleres. Aunque a primera vista pueda parecer fácil, nuestra recomendación siempre (y esto aplica a la decoración en general) es la de probar, pues los acabados no son siempre iguales y son muchas las variables que intervienen (la mayoría de ellas dependerá de tú material y equipamiento). Por ello te mostramos a continuación una serie de pasos para que puedas colocar calcos vitrificables en tus distintas piezas.

Limpieza de la superficie

Con un poco de alcohol y un pequeño trapo o gasa, limpiar bien la superficie donde queremos colocar la calca, asegurandonos que no quedan restos de grasa, pegamento, cola ni de aceites.

Aplicación

Para aplicar el calco es necesario mojarlo previamente, idealmente en agua templada. Así mismo puede usarse agua corriente, si bien, en el caso de tratarse de agua con mucha cal entonces deberemos usar agua destilada.

A continuación ponemos el calco sobre la pieza cerámica y deslizar ligeramente hasta que observemos que el calco se desprende del papel transportador. Si esto sucede, progresivamente iremos retirando el transportador pero si vemos que no es así, entonces será necesario mojarla algo más de tiempo.

Una vez la calca ha sido ya colocada, toca retirar el agua. Para ello podemos ayudarnos de un papel absorbente o paño, e incluso si fuera necesario con una espátula de silicona.

Evaporación y Reposo

Para eliminar el agua es necesario dejar reposar la calca cerámica al menos 24 horas, pues de esta manera termina de evaporarse. Si queremos que el tiempo de reposo sea menor podremos usar un ventilador.

Cocción

La combinación de temperatura, tiempo de cocción, superficie soporte y tipo de calca son 4 variables que determinarán el acabado final. Por lo general la temperatura adecuada es aquella que se sitúa entre los 790ºC  y 890ºC, si bien aconsejamos llegar primero a los 450ºC y, a partir de ahí, subir 200ºC cada hora hasta llegar a la temperatura adecuada.

En cualquier caso, recomendamos siempre experimentar dado que las las particularidades del soporte, del horno, del proceso de cochura, etc son muy variantes dependiendo de cada taller.

¿Cómo hacer calcas cerámicas?

Si por el contrario en lugar de comprar te estas planteando hacer calcomanias cerámicas, te mostramos a continuación, paso a paso, como realizarlas.

  1. Lo primero que debemos lograr es que nuestro motivo, dibujo o logo quede impreso sobre el papel para calcas cerámicas. Para ello recortamos el papel de calca a un tamaño superior al del motivo y lo sujetamos mediante adesivo, con la cara brillante hacia arriba.
  2. A continuación es necesario que disolvamos el esmalte vitrificable sobre el aceite para serigrafía hasta conseguir una mezcla líquida. A partir de ahí, con un pincel procederemos a pintar nuestro motivo, si bien puede ser necesaria la aplicación de varias capas para lograr colores más intensos.
  3. Realizado este paso podremos usar disolvente universal para limpiar los diferentes elementos utilizados.
  4. El siguiente paso es aplicar la laca para calcas una vez haya pasado al menos 24 horas desde el paso anterior. Para ello utilizaremos una pantalla con pocos hilos dando una fina capa. Este último paso no es sencillo, y es probable que debamos practicarlo varias veces. Cuando consigamos el resultado esperado será necesario dejar secar cada calcomanía vitrificable otras 24 horas, pudiendo acelerar el proceso mediante un ventilador con aire frio.